1. El juez neoyorquino Thomas Griesa quiere solucionar el litigio entre Argentina y los “holdouts” porque ve la voluntad y una propuesta razonable de parte del gobierno argentino para negociar.

2. Si Griesa repusiera el “stay”, Argentina estaría capacitada para emitir deuda y así levantar los fondos necesarios para poder pagarle a los “holdouts”.

3. Si se lograran las condiciones impuestas por el juez,  los “fondos buitre” perderían ventaja de negociación contra  la Argentina porque su carta clave era el “default técnico” del país, que le impedía pagar aquella deuda y emitir nueva.

4. Argentina cuenta con el apoyo de un grupo de bancos internacionales que actuarán de colocadores de la emisión de nueva deuda para pagarle a los “holdouts”.

5. El país ya logró cerrar acuerdos con un grupo de fondos por un monto  aproximado de 3.500 millones de dólares y se encuentra negociando por otros 6.000 millones más. Incluso se filtró la información de que NML, uno de los más duros a la hora de negociar, estaría a punto de acordar. El arreglo con estos fondos, denominados “mee too”, está sujeto a la derogación de las leyes “cerrojo” y “de pago soberano”, según acaba de establecer Griesa.

6. El Gobierno cuenta con que podrá derogar esas leyes en el Congreso, lo que le permitiría llegar a una resolución de las negociaciones. E incluso, en última instancia, se habla de un posible decreto de necesidad de urgencia (DNU) si no lograse el apoyo necesario en las dos cámaras.

7. Un 20% de quita sobre el fallo inicial, bajo cualquier criterio de negociación, es un éxito en términos de inversión para los fondos.

8. La tasa de interés que devenga la deuda una vez llegado al fallo del juez bajó de manera muy considerable, por lo que el negocio financiero hoy en día no es lo que era previo al fallo de Griesa, y toda demora en el cobro termina repercutiendo de manera negativa en el rendimiento global de la inversión de los fondos.

9. La Argentina está proponiendo pagar en efectivo, lo cual “a priori” es positivo ya que quita del medio el problema de la negociación del precio si se tratara de algún bono a plazo. Esto ha sido una jugada importante por parte del ministerio de Hacienda y Finanzas ya que supone un ahorro para el país de no menos de 3.000 millones de dólares.

10. Al levantar el bloqueo al pago de cupones del resto de la deuda, y permitirle al país emitir nueva deuda externa, claramente se ha perdido otra de las palancas que tenían los fondos para ejercer presión sobre el país.

Por Luis Andrés Mornaghi, presidente de Global Equity S.A.